Llevás a los chicos al colegio y acelerás rumbo al trabajo. No frenás para almorzar,
las planillas no se van a llenar solas. Corrés hasta la impresora, no tiene papel.
Entonces mirás el reloj y dice que falta poco para las 5 pm y que por suerte,
estás cerca de tu salida.
Back to Top